Hace tres meses comencé mi formación en Coaching Ontológico, una deuda pendiente que tenía conmigo mismo desde hace ya varios años.

Al saber de eso, muchos amigos, conocidos y clientes me han preguntado ¿qué es? ¿de qué se trata? ¿para qué sirve? Y yo, simplemente para dejar un asiento de este suceso en mi vida y para aprender al hacerlo, voy a dejar plasmado lo que sé al respecto en este blog. Comenzaré por lo más básico, y no te olvides de que mientras escribo me estoy formando. :)

El Coaching Ontológico


Antes de definir la parte ontológica del Coaching, creo necesario generar un acuerdo sobre lo que el "Coaching" a secas es.

Coaching


Para mí el Coaching es un arte. Es el arte de asistir a las personas, profesionales, equipos u organizaciones en la superación de sus limitaciones y en el reconocimiento de sus fortalezas para alcanzar aquellos objetivos que no están pudiendo alcanzar.

El Coach asiste al Cochee a identificar su situación actual y la situación a la que quiere llegar. Identificados estos puntos, el Coach escucha y observa al Coachee y, mediante la indagación, le hace reflexionar sobre sus creencias, juicios, pensamientos y opiniones para elaborar un plan de acción tendiente a alcanzar esos objetivos.

Durante este proceso, el Coach no dirige, aconseja ni guía al Coachee; sino que lo acompaña, sirviendo de facilitador de su propio proceso de reflexión y toma de decisiones.

Coaching Ontológico


El Coaching Ontológico tiene como eje central el tipo de observador de la realidad que cada uno de nosotros somos. Desde el Coaching Ontológico decimos que allí afuera hay una realidad, pero como seres humanos que somos, no podemos alcanzarla tal cual es, sino que tenemos una "interpretación" de ella.
No sabemos cómo las cosas son. Solo sabemos cómo las observamos o como las interpretamos. Vivimos en mundos interpretativos.

Primer principio de la Ontología del Lenguaje, Rafael Echeverría.


Esta interpretación de la realidad que tenemos determina la forma en la que cada uno de nosotros actúa, y este actuar que tenemos deviene en la forma en la que cada uno de nosotros "está siendo".
No solo actuamos de acuerdo a cómo somos, (y lo hacemos), también somos de acuerdo a cómo actuamos. La acción genera ser. Uno deviene de acuerdo a lo que hace.

Segundo principio de la Ontología del Lenguaje, Rafael Echeverría.


Por lo tanto, si cambiamos la forma en la que observamos lo que nos ocurre alrededor, estaremos también cambiando la forma en la que actuamos.

En definitiva podemos entonces decir que cada uno de nosotros 1) tiene una determinada interpretación del mundo que lo lleva a 2) actuar de una determinada manera que a su vez 3) lo define como ser que está siendo.

El Coach Ontológico


El Coach Ontológico se vale del poder de la escucha, la indagación y la observación de los individuos para facilitar el desafío de sus creencias y juicios. De esta manera está la posibilidad de lograr un cambio de observador en dicha persona (cambiando la forma en la que interpreta el mundo) para que luego actúe de una manera diferente a la que venía actuando hasta hoy y de esa manera devenir en un nuevo "estar siendo".

Para poder hacer esto, el Coach debe primero pasar por un proceso de Transformación Personal muy profundo ya que "no podemos profesar aquello que no tenemos corporalizado". Actuar como Coach Ontológico requiere un cambio de observador del mundo que estamos interpretando mediante la incorporación de una serie de "distinciones" que antes no teníamos a mano.

Iré publicando en posteriores posts esas distinciones que acabo de comentar.


Dime lo que piensas. Por favor, deja un comentario más adelante (y luego dale click a ese botón de 'Me gusta'!)

Seguir leyendo


Comentarios

comments powered by Disqus