En todos los equipos con los cuales he trabajando en el pasado utilizando un modelo basado en la mejora continua, nos reuníamos periódicamente para examinar la forma de trabajo y adaptarla a algo más eficiente. En estas reuniones, hay que reconocer, a las personas se le ocurren multiplicidad de soluciones e ideas de mejora. La capacidad que tienes para pensar en soluciones a los problemas que ves es infinita.

Los ejemplos con los que me quiero quedar, ahora, son del tipo “habría que hacer esto”, “habría que hacer aquello”, “deberíamos cambiar la forma de hacer eso”, “aquí, en esta empresa, se deberían hacer las reuniones de esta forma”.

Todas estas son ideas, pero toda idea nace con una deficiencia: no está hecha. En tanto no esté hecha, entonces, no es más que una expresión de deseo, y si no hay nada de acción involucrada, lamentablemente, seguirá siendo una expresión de deseo.

Si pretendo ser realmente inteligente, además de mostrar cuántas grandes ideas tengo, es necesario que las baje a la acción, que las ponga sobre la tierra. De lo contrario, solo nos van a hacer perder el tiempo al quedarnos contemplándolas.

Allí por el año 2001 tuve la fortuna de trabajar con un gerente del que aprendí muchas cosas, entre ellas, que cada vez que tuviese una idea, en vez de decir “habría qué ...” era muchísimo mejor si decía “voy a ...”. La diferencia parece sutil, pero es, desde mi punto de vista, radical: nos pone en el centro de la escena, transforma la idea en un compromiso y nos evita perder tiempo discutiendo ideas que luego nadie lleva adelante.

Entones, antes de decir “habría que ...”, en un equipo de trabajo, te sugiero hacerte estas preguntas:
1. ¿Puedo llevar adelante esta idea? Y si no ¿quién podría hacerlo? ¿ya se lo he pedido?
2. ¿Cómo estoy contribuyendo al problema? ¿Qué cosa no estoy haciendo y podría hacer?
3. ¿Cómo puedo expresar la idea en forma de un compromiso? (pasar del “hay que ...” al “voy a ...”)

Tweet!

Cada vez que digo “habría que ...” estoy expresando un simple deseo. Sin acción nada va a cambiar.
 
   

Desde mi punto de vista, el uso del “hay que ...” o “habría que ...” sin una propuesta concreta de acción, dan muestra de un cierto grado de falta de compromiso de la persona que está presentando esa idea.


Dime lo que piensas. Por favor, deja un comentario más adelante (y luego dale click a ese botón de 'Me gusta'!)

Seguir leyendo


Comentarios

comments powered by Disqus