08-Oct-2014 | Tiempo de lectura aproximado: 2 mins. 3 secs.

Un pequeño número de personas. Hacia un Equipo Real.

Publicado en:
Coaching Ágil Facilitador de Equipo Desarrollo de Equipos Equipos Reales

Este artículo forma parte de la serie que trata sobre Equipos Reales

Un gran grupo de personas puede ser, en teoría, un equipo, pero el esfuerzo requerido para lograrlo es extremadamente grande. Lo más probable es que ese gran grupo de personas se termine dividiendo de forma natural en pequeños equipos.

Los grandes grupos de personas tienen una serie de inconvenientes que se transforman en impedimentos a la hora de convertirse en un equipo real. Como por ejemplo, tienen dificultad para interactuar de forma efectiva, difícilmente logran acuerdos sobre acciones concretas, se suman las dificultades para conseguir espacio físico y temporal para interactuar cara a cara.

Cuando el grupo es grande, los integrantes tienden a asumir las reuniones y los encuentros como momentos preestablecidos que deben suceder por el simple hecho de suceder. Estos momentos carecen de propósito, y típicamente son impuestos jerárquicamente.

A los grandes grupos de personas les cuesta lograr el sentido de propósito común, la interdependencia, la auto-organización y la responsabilidad compartida, que los convertiría en equipos reales, se diluye antes de lograr su cometido.

Hay algunas preguntas que a mi me ayudaron a pensar en esta característica de los equipos. Recuerda los siguientes equipos:

  • Tus grupos de amigos del colegio.
  • Tus equipo de estudio de la universidad
  • Tu grupo de amigos íntimos
  • El grupo de personas con quienes te asociarías para crear una empresa
  • Tu grupo de amigos del trabajo o la oficina

¿Qué tamaño tienen o tenían estos grupos de personas?

Dato curioso: el efecto Ringelmann

Un ingeniero francés llamado Maximilian Ringelmann, conocido por un estudio que trata acerca de competir tirando de una cuerda, por el cual enunció el “efecto Ringelmann”. Ringelmann midió la fuerza con la que las personas de un equipo tiraban de una cuerda, y a medida que le añadía más gente a la cuerda, descubrió que la fuerza total generada por el grupo aumentaba, pero en promedio cada miembro del equipo desmejoraba. Ringelmann atribuyó esto a lo que se suele llamar “holgazanería social”, una situación en la que el equipo trata de esconder la falta de esfuerzo individual. Según Mueller: “Después de cinco personas, cada individuo comienza a rendir menos”, escudado en la multitud.


Dime lo que piensas. Por favor, deja un comentario más adelante (y luego dale click a ese botón de 'Me gusta'!)

Seguir leyendo


Comentarios

comments powered by Disqus