¿Qué ves en la siguiente foto? (puedes hacer click en ella para agrandarla)


Luego de responder la pregunta, sigue este link para seguir leyendo.

César Pelli


César Pelli (12 de octubre de 1926) es un arquitecto graduado en la Universidad Nacional de Tucumán. Posteriormente comenzó a trabajar en este país, hasta que en 1952 se trasladó a los Estados Unidos, donde estableció el estudio Pelli-Clarke-Pelli. Pelli es uno de los arquitectos de mayor reconocimiento a nivel mundial. Su obra más conocida hasta el día de hoy son las Torres Petronas(Malasia), que fueron los edificios más altos del mundo entre 1998 y 2003. También fue el responsable del diseño y construcción de otras obras reconocidas a nivel mundial, como la Torre de Cristal en Madrid, el ARIA Resort & Casino en Las Vegas, la embajada de EEUU en Tokio y actualmente está construyendo el edificio más alto de America Latina: el Costanera Center en Santiago de Chile. En Buenos Aires, podemos encontrar su autoría en algunos de los edificios más imponentes de la ciudad, como el Edificio Torre Bank Boston. Préstale especial atención, ve sus formas, sus colores, sus texturas:

[caption id="attachment712" align="aligncenter" width="320"]<a href="http://www.martinalaimo.com/wp-content/uploads/2012/06/bankboston.jpg"> Torre Bank Boston - Complejo Catalinas - Buenos Aires[/caption]

Recuerdas la primera imagen del post? Imagina por un momento que estás recorriendo algunas calles de la ciudad. ¿Puedes decir algo nuevo sobre la foto que antes no sabías?


En el caso de que ya supieras quién había construido la Torre Bank Boston probablemente no hayas distinguido nada nuevo, pero si no lo sabías, incluso si hasta no conocias su nombre, ahora podrás distinguir algo que antes no parecía estar allí. Y no solo eso. Si algún día sales a caminar por Buenos Aires, posiblemente puedas visitar este edificio, cosa que antes -al no conocerlo- era poco probable. ¿Sabías que Pelli tambien construyó la Torre Repsol-YPF en Puerto Madero y el Edificio Republica de Retiro?


"Torre Bank Boston" o "Edificios de César Pelli" es lo que en el Coaching Ontologico se conoce como una Distincion. Pero antes de hablar de distinciones, si has podido leer mi anterior post acerca del Coaching Ontológico, recordarás que allí publiqué:

Actuar como Coach Ontológico requiere un cambio de observador del mundo que estamos interpretando mediante la incorporación de una serie de “distinciones” que antes no teníamos a mano.

Conocer quién ha construido qué o el nombre de un edificio probablemente no modifique en gran escala el curso de nuestras vidas. Pero incorporar otras distinciones podra hacer una diferencia. La primera distinción que veremos es precisamente la distinción "Distinción" y lo que ella representa para un Coach Ontológico. Desde el enfoque Ontológico decimos que los seres humanos somos seres lingüísticos.

No existe otro camino que el del lenguaje; fuera del lenguaje no existe un lugar en el que podamos apoyarnos. Los seres humanos vivimos en un mundo lingüístico.

Rafael Echeverría


Profundizaremos sobre este concepto más adelante, pero por ahora te propongo quedarnos aquí, solo acariciando la superficie:


Imaginemos un aborigen o nativo de la selva amazónica que nunca tuvo la oportunidad de tener contacto con la civilización. ¿Qué hubiera distinguido en la fotografía que nosotros observamos? ¿Hubiera distinguido a la Torre Bank Boston? ¿Hubiera distinguido los edificios? ¿Hubiera distinguido los automóviles y el ómnibus? ¿Hubiera distinguido los semáforos y las antenas? ¿Habría distinguido los árboles? Seguramente estos últimos si, pero no estoy tan seguro sobre el resto de la fotografía, ya que sostenemos no podemos observar aquello que no podemos nombrar.


Esta idea de distinción, que en Coaching Ontológico la definimos como "separar un algo de un todo", nos interesa especialmente por varios motivos:

  1. Cuando incorporamos una distinción (distinguimos algo nuevo) ampliamos nuestra mirada del mundo que nos rodea y al hacerlo ampliamos nuestro propio universo de posibilidades de acción. Volvamos por un momento al nativo amazónico, ¿tendrá él distinciones del mundo que nosotros no tenemos? ¿Podrá él distinguir animales peligrosos o plantas venenosas que nosotros no somos capaces de distinguir? ¿Modifica esto sus posibilidades de acción en relación a las nuestras?
  2. Como hemos indicado anteriormente, solo somos capaces de observar lo que podemos distinguir, y no podemos distinguir nada que no podamos nombrar, que no podamos identificar en el lenguaje. Por ejemplo, el nativo amazónico podría ver un semáforo, pero es muy probable que solo pueda distinguir sus colores. Sería muy raro que pudiera distinguir el material con el cual está hecho (hierro), posiblemente ni siquiera tenga una palabra en su lenguaje como para referirse a él. Mucho menos, podría distinguir la luz eléctrica como tal y tampoco sería capaz de distinguir en semáforo como "semáforo".

Distinguir no es Conocer

También podemos decir, desde un enfoque ontológico, que distinguir no es conocer. Cuando hablamos de "conocer" en la ontología del lenguaje, decimos que un individuo puede conocer racionalmente un hecho, pero permanecer ajeno al mismo. En vez de eso, cuando hablamos de "distinguir" estamos haciendo referencia a que el individuo logró corporalizar la distinción, la experimentó y la incorporó a su vida, la vive como parte de su cotidianidad. En el año 2005 yo me recibí de Piloto Privado de Avión. Ante de eso, tuve que volar alrededor de 40 horas como alumno piloto de avión y memorizar muchos conceptos meteorológicos, mecánicos, aerodinámicos, sobre medicina aeronáutica, etc. Uno de todos estos conceptos es algo llamado "Velocidad de Pérdida" (Vs), que identifica aquella velocidad en la que las alas de un determinado avión dejan de producir sustentación por falta de velocidad y el avión entra en lo que se conoce como una "Pérdida" (caída libre). Otras velocidades a conocer son la "Velocidad de pérdida en configuración de aterrizaje" (Vs0), idem anterior pero con el avión en configuración de aterrizaje, más precisamente con flaps extendidos y la "Velocidad óptima de planeo". En una de las tantas prácticas, mi instructora de vuelo, Nuria Estevez, me dice: Vamos a realizar varios "toque-y-motor" (despegue, circuito, aproximación y aterrizaje). Yo ya estaba acostumbrado a esto y me disponía a practicar el vuelo cercano a esas velocidades que ya conocía. A diferencia de las veces anteriores, mi instructora saca un papel con el que tapa completamente el velocímetro del avión. Inmediatamente me dice: "las velocidades las tenés que sentir con el cuerpo, hacete uno con tu avión y entendé en el estómago y la columna lo que le está pasando a cada momento". A los 45 minutos de estar practicando el vuelo con el velocímetro tapado, yo podría decir que comencé a "distinguir" las velocidades del avión, no solo a "conocerlas". Hoy en día mi cuerpo me avisa cuando un avión se aproxima a la velocidad de pérdida, sin necesidad de leer el velocímetro. Distinguir no es solo conocer. Con la introducción de estas nociones, no pretendo abarcar por completo lo que significan. No me atrevería a hacerlo. Simplemente deseo poder compartir con ustedes algunas de las enseñanzas que ellas me dejan, con la intención de que nuestras vidas sean un poquito más suaves, como el vuelo de un avión en un día calmo.


Dime lo que piensas. Por favor, deja un comentario más adelante (y luego dale click a ese botón de 'Me gusta'!)

Seguir leyendo


Comentarios

comments powered by Disqus